Como ya sabéis, la apuesta de nuestro restaurante es hacer platos con lo que la tierra y el mar nos da en cada estación, una opción más saludable y sostenible que el resto.

Con la llegada del verano, llegan las altas temperaturas que hacen que necesitemos más agua y menos calorías.

Y como la naturaleza es sabia, hace que la huerta eclosione y nos ofrece un buen número de frutas, verduras y hortalizas.

Frutas

Con respeto a las frutas, durante los meses de junio, julio y agosto, los reyes son la sandía y el melón. Ambas frutas contienen una gran cantidad de agua (la Sandía casi un 93%) y son ricas en antioxidantes, vitaminas y minerales.

El melocotón también ocupa un papel importante en verano. Rico en vitaminas A, B1, B2, B6 y C.

Y aunque el tomate podemos disfrutarlo durante todo el año, no es menos cierto que los de mejor sabor, por ser su época, se dan en verano.
Con ellos preparamos los gazpachos y salmorejos que tanto nos refrescan, pero tomarlos en crudo, fresquitos y con un poco de sal y aceite, es todo un acierto.

Hortalizas

En cuanto a las hortalizas, el pepino será otro de los ingredientes que nos aporten gran cantidad de agua y que ayude a nuestro sistema inmunológico (¿sabías que su piel es rica en vitamina C?).

Y el pimiento nos ayudará en la operación bañador, ya que nos ayudará a bajar de peso por ser un buen depurador del organismo y mejorar nuestra digestión.

Del mar

Pero si la tierra nos da multitud de productos, el mar no es menos.

En esta época, podemos degustar la clotxina, una pequeño mejillón valenciano que se da hasta septiembre y que se distingue por su carne más fina y sabrosa.

Los crustáceos también son idóneos para este tiempo: gambas, langostinos, cigalas, langostas

Pero si hay un pescado que destaque en las playas, esas son las sardinas, que asadas o marinadas aportan Omega 3 y están indicadas para bajar el colesterol y los triglicéridos.