Con la llegada de febrero, también llega el mes del amor y la celebración de San Valentín. Una fecha única para recordar a esa persona que nos acompaña en nuestro día a día lo importante que es en nuestra vida.

Son los pequeños gestos los que enamoran, pero una cena romántica de alta cocina rematada con un cóctel con cava, puede ser una situación perfecta para decir «te quiero».

Por eso, en Nantes hemos preparado un menú exclusivo para esta fecha, que podréis degustar en las cenas desde el día 14 de febrero hasta el 16 de febrero en C/ Maestro Arbós, 15 (Legazpi – Madrid).

 

Consejos para una declaración de amor

Ya tienes el lugar, la fecha y a la persona indicada a la que quieres sorprender. Ahora te vamos a dar unos consejos para conseguir que el amor te corresponda, o al menos, que esa noche sea una de las más especiales de vuestra relación. Toma nota:

1. La cena empezará con unos snacks para ir abriendo boca. Este es el momento perfecto para lanzar algún piropo sutil. Recuerda meter el móvil en el bolsillo y que nada rompa la magia que se irá creando.

2. Continuaremos con unos entrantes para compartir (Alcachofas confitadas sobre velouté de Jamón y Tortilla de verduras a la brasa con Tartas de Gamba blanca). Aquí es cuando casualmente vuestras manos se rozan al querer coger a la vez del mismo plato. Si no retira la mano, todo va por buen camino.

3. Llegó el principal. Aquí cada uno tendrá su plato (Merluza de pincho. Cremoso de puerro asado y Habitas tiernas salteadas o Carrillera de Vaca estofada al Jeréz y Plátano en texturas) y la conversación tendrá que fluir. Demuestra que además de buen gusto por los restaurantes (por eso has elegido Nantes), tienes buen gusto musical, por la lectura, las películas o series… aficiones que os gusten a ambos.

4. Si has llegado hasta aquí, ¡es que la llama del amor está prendida! Es la hora del postre (Cremoso de limón, Galleta bretona y Merengue de Tomillo), el momento más dulce de la noche que acompañaremos con un Cóctel con Cava. Tienes la situación perfecta para lanzarte a por el beso o a la declaración. ¡Buena suerte!

Y recuerda: si el amor no es correspondido, Roma no se construyó en un día, siempre te quedará París y por supuesto, en Nantes estaremos encantados de volverte a ver.